Los Mejores Deshumidificadores. Comparativa y Recomendaciones

El hogar debe ser el lugar cálido y confortable por excelencia. Además, también un sitio seguro para la salud de todas las personas y mascotas que habitan en él ¿Pero sabes que puede arruinar todo esto? La humedad. Se cuela por cualquier rendija, entra por las ventanas, está en el suelo, también en la superficie de los objetos y hasta parece que es capaz de traspasar las paredes. Para ayudarte con este problema te mostramos los mejores deshumidificadores del mercado.

La humedad está en el ambiente y por eso se mueve con total libertad: la contiene el aire que respiramos. No podemos simplemente cerrar la puerta y dejarla atrás. Entra y termina por convivir con nosotros. Un clima particular, zonas costeras, malos aislamientos, cocinas y baños con condensación, exposición a la lluvia oblicua, filtraciones… son solo algunas de las posibles causas.

Cuando esto sucede en una casa o lugar de trabajas, genera inconvenientes que van más allá de la simple incomodidad. Un deshumidificador es una solución útil y efectiva que reduce rápidamente varias de las consecuencias negativas que la humedad causa. Te explicamos cómo.

Guía para Comprar el Mejor Deshumidificador

La humedad no es solo cosa de sótanos. Por diversidad de motivos mucha gente tiene que compartir con ella varios sitios de la casa, o incluso el dormitorio. Cuando esto sucede es  imposible no acabar hartándose de esa conocida sensación pegajosa y del olor a rancio. A partir del 65 % de humedad relativa el organismo humano se ve afectado negativamente y aumenta el riesgo de aparición de moho.

Desde luego, no son condiciones salubres ni para tu familia ni para ti. La solución para liberarse de este peligro pasa por adquirir un deshumidificador. Pero sabemos que, la cantidad de marcas, modelos y versiones que hay en el mercado puede generar algunas dudas llegado el momento de elegir el modelo más apropiado. En esta guía te damos las claves para que respondas por ti mismo a muchas de las preguntas que te pueden surgir.

¿Quién Debería Usar Deshumidificadores?

Todo aquel que desee corregir o evitar afecciones de las vías respiratorias, como el asma o la rinitis crónica. La carga microbiana del aire que se aspira en ambientes húmedos puede empeorar los síntomas de estas dolencias o incluso hacer que aparezcan por primera vez. Es especialmente recomendable para las mujeres embarazadas y las personas con el sistema inmunológico debilitado, sufran o no problemas respiratorios previos.

Quienes por prescripción médica necesitan impedir la aparición de mohos y hongos, ya que estos representan un peligro real y son capaces de causar problemas graves. Un espacio contaminado puede provocar, además de enfermedades respiratorias, alergias, molestias en el ritmo cardíaco… El moho contiene microcomponentes nocivos para la salud, como las esporas, que viajan por el espacio habitable y se extienden sin control a través del aire.

Los 3 Beneficios más Importantes de los Deshumidificadores

  1. Reducen los altos niveles de humedad que, como hemos visto, están vinculados a muchos problemas respiratorios. Este hecho está médicamente comprobado. La humedad excesiva crea un caldo de cultivo perfecto para los ácaros del polvo que viven en muebles, alfombras y ropa de cama. Estos ácaros muertos y sus excrementos son un desencadenante de síntomas para quienes sufren condiciones respiratorias. Reducir la humedad con un deshumidificador ayuda a exterminar los ácaros y a prevenir que se conviertan en desencadenantes aerotransportados, mejorando la calidad del aire que se respira.
  2. Impiden que el moho se desarrolle. La mala ventilación, las filtraciones y la alta humedad son los causantes de este problema común en muchos hogares. El moho negro, que es el más tóxico, puede encontrar las condiciones para crecer a partir de un 50 % de humedad. A mayor aumento, los hongos proliferan sin control y pueden suponer un riesgo alto para la salud de seres humanos y mascotas.
  3. Acaba con la condensación. Esta suele aparecer en el interior de las ventanas por las mañanas al despertar. Es signo inequívoco de que la habitación tiene problemas de humedad. El vapor de agua que el aire contiene pasa a estado líquido en contacto con una superficie fría, en este caso, el cristal (pero también pueden ser los azulejos u otros materiales). Así es como se crea una película de agua que afecta de manera muy negativa a todas las zonas adyacentes: manchas en las paredes, decoloración, madera hinchada, aluminio despegado, óxido…

Cómo Usar un Deshumidificador y Sacarle el Máximo Partido

  • ¿El moho ya ha aparecido? Límpialo antes de empezar a usar el deshumidificador. Emplea una mezcla de agua (3/5 partes), detergente (1/5 parte), bicarbonato de sodio (1/5 parte) y un chorrito de lejía. Lava también las prendas de vestir que desprendan mal olor. Con un uso continuado podrás comprobar que el moho no vuelve a salir y que las paredes, los muebles y la ropa permanecen limpios y desodorizados.
  • Nunca coloques el aparato junto a una fuente de calor (radiador, estufa, horno, chimenea…). Procura que tampoco se moje. La temperatura y el agua son factores que afectan al higrostato que algunos deshumidificadores llevan incorporado. Este medidor no funcionará correctamente si las condiciones reales del ambiente se ven afectadas.
  • Si vas a hacer uso del sistema de drenaje recuerda siempre colocar el aparato sobre una superficie más elevada para permitir que el agua drene por la manguera de forma fluida.
  • Estos aparatos están diseñados para poder ser usados de forma continuada durante muchas horas, pero si piensas que te puedes olvidar de apagarlo cuando ya no lo necesites, es mejor que elijas un modelo programable con temporizador. De esta forma cuidarás el motor del compresor y alargarás su vida útil.
  • Consulta siempre las instrucciones de uso y mantén limpios los filtros para asegurar un Ã³ptimo rendimiento de tu deshumidificador.
  • Para ayudar al deshumidificador, lleva acabo pequeñas acciones diarias como: mantener la casa suficientemente ventilada, poner la calefacción a un máximo de 23°, cerrar puertas y ventanas antes de usarlo, no secar la ropa húmeda sobre los radiadores y tapar las cazuelas y ollas al cocinar.
  • Un deshumidificador secará el ambiente y, depende del modelo, mejorará la calidad del aire; pero debes de tener en cuenta que no atacará el problema de raíz.

Realiza las reformas necesarias para eliminar goteras, filtraciones o empapamientos. Es una inversión que merece la pena. Después de la obra, continúa usando el deshumidificador para reforzar la prevención de humedad.

Confiamos en que esta información haya logrado despejar muchas dudas y ahora estés un paso más cerca de conseguir sentirte verdaderamente a gusto en casa.

Deja un comentario